Inicio > Cultura, Noticias > Romayne Wheeler, el pianista de la Tarahumara.

Romayne Wheeler, el pianista de la Tarahumara.

Romayne Wheeler en la UP. Crédito: Gabriel García Taboada.

El jueves 18 de noviembre, se presentó en el Auditorio de la Universidad Panamericana, Romayne Wheeler, pianista y concertista de fama mundial que vive al norte del país en “el nido del águila”, como llama su casa en la Sierra Tarahumara.

El concierto lo organizó el Departamento de Desarrollo Social de la UP con dos objetivos: por un lado, presentar los proyectos y logros; y, por otro, recaudar fondos para los indígenas Rarámuris, a quienes Romayne prefiere llamar nativos; todo con el apoyo de la Sociedad de Alumnos.

Este pianista nació en Santa Helena, California, donde desde pequeño mostró interés por la música y descubrió que, para él, está profundamente arraiga a la naturaleza. Se graduó de la Universidad de Música de Viena como compositor y del Conservatorio de Música de Viena como concertista de piano.

Desde entonces ha tocado en muchos países de Europa, además de Estados Unidos, China, Tailandia, Irán y México, sólo por mencionar algunos. Cuando el artista, poeta y pintor, conoció a los indígenas Rarámuris, en la Sierra Tarahumara al norte de Chihuahua, decidió establecerse permanentemente con ellos (1992).

Durante el evento interpretó pequeñas melodías compuestas por él, inspiradas en la cultura mexicana y su espíritu, específicamente de los Tarahumaras o Rarámuris, con un estilo muy alegre, como Ternura, El sendero entre tu y yo y Danza de la mariposa. Antes de tocar en el piano, se detenía a explicar cada una de sus piezas musicales, y al mismo tiempo se acompañaba de imágenes al fondo, que ayudaban a transportar al público su mundo. Para Romayne, “la música eleva el alma y sirve para limpiar el camino entre el cielo y la tierra, entre un punto y otro, entre tú y yo”.

Después del intermedio, interpretó la Rapsodia en azul, para luego modificar el programa e improvisar con el Ave María de Shubert con arreglo de Franz Liszt, dando gracias a los que hicieron posible este concierto. La anterior, sin duda fue una de las más aplaudidas junto con Recuerdos de la Alhambra, pieza con la que cerró el concierto con los asistentes aplaudiendo de pie.

Dos terceras partes de los ingresos de Romayne se destinan a la Clínica Santa Teresita, ubicada en el pueblo de Creel, que da atención médica, material para construir casas, becas educativas, entre otras atenciones. Tiene 46 ahijados, de los cuales el primero ya estudia en el Conservatorio Nacional de Música, aquí en México.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: