Inicio > Cultura, Noticias > En cada instante, ruptura

En cada instante, ruptura

Póster " En cada instante, ruptura" (Cortesía: INBA)

Un conjunto de piezas únicas que tienen como objetivo reconocer el trabajo del obrero y el campesino, aunque hoy en día ambos conceptos se han fusionado debido a que ya no existe mucha diferencia entre ambos trabajadores.

La muestra estará abierta del 8 de diciembre de 2010 hasta el 16 de enero de 2011 en la Sala de Arte Público Siqueiros, ubicada en Tres Picos #29, Polanco. El proyecto, con la curaduría de Carla Herrera Prats, reúne obras de los artistas contemporáneos Rebecca Barón en colaboración con Dorit Margreiter, Guy Ben Ner, Jason Dodge, el conjunto CAMEL, Anthony Hernández, Allan Sekula, Hugo Hopping, Laboratorio 060, Joshua Okon, Tyler Rowland, Sergio de la Torre, Stephanie Rothenberg e Yevgeniy Fiks, quienes reflexionan acerca de la migración, su impacto en la relación México-E.U.A. y los efectos del Tratado de Libre Comercio, así como la representación del trabajador dentro de la economía global.

La perspectiva del arte en un mundo que impone la economía como base y propulsor para la sociedad contemporánea es el escenario perfecto para plantear que para poder generar solidaridad y en si una identificación se

Sombrero/Cartel, parte del performance de Tyler Rowland (Fotografía: Ana María Cureño Ortiz)

debe dejar espacio a la imaginación. Esto conlleva a una cooperación entre “documentales” (es decir obra realista)  y la ficción que, en conjunto, exponen una capacidad de diálogo entre la sociedad mexicana, construyendo un puente entre el arte de Siqueiros y la contemporaneidad mediante acciones y performances.

Todo esto surgió desde la admiración de la curadora Carla Herrera al observar la iconografía recurrente en la obra de Siqueiros, la triada de personajes: un militar, un campesino y un obrero, quienes representan la “clase trabajadora” que, en sus palabras, conjuran una fórmula social cuya fuerza se comprobó en los momentos revolucionarios que ahora se revisan en las fiestas bicentenarias.

Taiyana Pimentel, directora de la Sala de Arte Público Siqueiros, Carla Herrera Prats, curadora, Tyler Rowland y Sergio de la Torre, artistas. (Fotografía: Ana María Cureño Ortiz)

Tomando la ideología del filósofo francés Ranciére, la exposición cobró nombre de un fragmento del escrito Collectif Les Révoltes Logiques: “Esto es lo que nos interesa, que los archivos se vuelvan discurso, las “ideas” eventos; que en cada momento la historia sea ruptura, que sea cuestionable sólo desde aquí, sólo políticamente”. Mismo que podría hacer referencia de la reciente digitalización del archivo Siqueiros y que también es punto de partida para muchas de las obras.

Resalta el performance de Tyler Rowland, que consta de una doble perspectiva, un póster que también es un sombrero, basado en una carta de los 30’s que invita a la gente londinense a rebelarse contra el aburrimiento, es decir a divertirse mediante el uso de una colorida vestimenta: un pantalón naranja, una camisa roja y un sombrero verde, de ahí surge la segunda perspectiva, el sombrero verde de papel que evoca al clásico sombrero de albañil. Cabe mencionar que la gente no respondió al llamado y Tyler lo retoma con un repudio por las ideas de masa. Dentro del performance participará su hermana quien traducirá en vivo al español y también fue la que modernizó el texto con la conversión de la antigua amenaza de los 30’s: el feminismo a la actual “amenaza norteamericana”: la migración; mientras su madre le pintará el cabello de naranja para complementar el vestuario.

Mural de Siqueiros (Fotografía: Ana María Cureño Ortiz)

El artista mexicano Sergio de la Torre, quien radica en San Diego, se encuentra en el país para participar en esta muestra. La intención de su  obra es mostrar la desolación de la industrialización. Tomó fotografías de las zonas industriales de Tijuana y menciona que la gente tiene una idea equivocada de estos lugares, ya que las personas se imaginan que se ubican en lugares solos o desérticos, pero la realidad es que los trabajadores se instalan alrededor de las fábricas debido a que hay servicios y en cierta forma no tienen a otro lugar donde ir, no existe un desarrollo urbano como tal. Por ello, Sergio borró digitalmente toda presencia humana en las fotografías para ir en contra de la industrialización.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: